Pedro Ximénez Viejísimo "El Maestro Sierra"

Bodega: El Maestro Sierra

Localidad: Jerez de la Frontera (Cádiz)

Variedad de Uva: 100% Pedro Ximénez

D.O: Jerez-Xerèz-Sherry

VORS: Más de 30 años de vejez y calidad excepcional

Capacidad: 75 cl      Alc. 10,5% Vol

rating No hay opiniones de momento

Este producto ya no está disponible

107,95€

Una de las características fundamentales de este Pedro Ximénez Viejísimo de El Maestro Sierra es su exquisita dulzura, la densidad de su textura y la armonía de sensaciones que desprende gracias a su medio siglo de crianza.

Su elaboración es la de un Pedro Ximénez pero sin encabezar, es decir, sin incremento de alcohol. Sus 10º de volúmen de alcoholes naturales y su crianza oxidativa de 50 años en botas de roble americano por el sistema de soleras y criaderas le confieren una personalidad extraordinaria.

A los sentidos: dulce, armonioso, natural, cálido.

Para El Maestro Sierra armoniza con….. chocolate negro.

El Vino Pedro Ximénez es todo un postre en sí mismo, aunque combina excepcionalmente con postres a base de chocolate ligeramente amargo, con los helados o con los quesos azules de gran intensidad, como el Cabrales o el Roquefort.

Desde Mantequeria El Bulevar le sugirimos el surtido de chocolate negro El Pinsapar, ideales para acompañar a los vinos Pedro Ximénez.

El Pedro Ximénez debe servirse ligeramente fresco, entre 12 y 14º C

En Jerez, calificación otorgada por el Consejo Regulador para determinadas sacas de vinos de calidad excepcional y una vejez media superior a 30 años.

Correspondientes a "Vinum Optimum Rare Signatum" (Vino Seleccionado como Optimo y Excepcional) y coincidentes igualmente con la frase inglesa "Very Old Rare Sherry".

Tanto las iniciales V.O.S. y V.O.R.S. como la leyenda latina a la que corresponden dichas iniciales, aparecen en la precinta especial con la que el Consejo Regulador distingue a los vinos calificados y que han de ser incorporadas a su etiquetado.

El vino Pedro Ximénez se obtiene a partir de la uva del mismo nombre, que se somete al proceso tradicional del "soleo", hasta lograr una intensa pasificación del fruto.

Tras el prensado se obtienen unos mostos que presentan una extraordinaria concentración de azúcares y un cierto nivel de coloración, el cual se somete a fermentación alcohólica parcial, detenida en su caso mediante la adición de alcohol vínico.

Su crianza, exclusivamente de carácter oxidativo, propicia una progresiva concentración aromática y una complejidad creciente, si bien procurando siempre no perder la frescura y el carácter frutal típico de la variedad.

enviar un mensaje

 

Productos relacionados