Oloroso Viejo 1/14 "El Maestro Sierra"

Bodega: El Maestro Sierra

Localidad: Jerez de la Frontera (Cádiz)

Variedad de Uva: Palomino

D.O: Jerez-Xerèz-Sherry Vejez: 50 años

VORS: Más de 30 años de vejez y calidad excepcional

Capacidad: 75 cl     Alc. 22% Vol

Valoración media: 5/5 - Nº valoraciones: 1

98,95€

La excelencia de este Oloroso El Maestro Sierra estriba esencialmente en su vejez y en las cualidades organolépticas que adquiere gracias a la misma. Es decir, se trata de un generoso con una vejez de al menos 30 años.

En el caso de este excepcional vino su crianza oxidativa de aproximadamente 50 años, incrementa su complejidad y la sinfonía de aromas atesorados en un proceso lento, artesano y vivo de envejecimiento expuesto a la acción del oxígeno del más valorado de los vinos.

A los sentidos: seco, sabroso, persistente, elegante.

Es el vino más apropiado para las carnes rojas y la caza.

Combina perfectamente con guisos de carne o estofados; especialmente con carnes gelatinosas como el rabo de toro o la carrillada.

Excepcional maridaje para las setas, así como para los quesos muy curados.

La temperatura ideal de servicio del Oloroso es de entre 13º y 14º C.

En Jerez, calificación otorgada por el Consejo Regulador para determinadas sacas de vinos de calidad excepcional y una vejez media superior a 30 años.

Correspondientes a "Vinum Optimum Rare Signatum" (Vino Seleccionado como Optimo y Excepcional) y coincidentes igualmente con la frase inglesa "Very Old Rare Sherry".

Tanto las iniciales V.O.S. y V.O.R.S. como la leyenda latina a la que corresponden dichas iniciales, aparecen en la precinta especial con la que el Consejo Regulador distingue a los vinos calificados y que han de ser incorporadas a su etiquetado.

Procedentes de la fermentación completa de mostos de uva palomino, los olorosos son vinos "vocacionales"; la especial estructura que muestran desde un principio aconsejan a los catadores su clasificación con destino a crianza oxidativa.

El encabezamiento inicial a 17% vol. de alcohol impide el desarrollo del velo de flor, por lo que el vino envejece expuesto en todo momento a la lenta acción del oxigeno mediante el tradicional sistema de criaderas y solera.

La lenta pérdida de agua a través de las paredes de las botas de madera propicia un continuo proceso de concentración, que hace que el vino vaya ganando en estructura, suavidad y complejidad.

enviar un mensaje

 

ENORME
JOSE G. el día 27/06/2017Los amantes del vino de Jerez no se pueden perder este capricho de la naturaleza.

Productos relacionados