Flor de Sal Natural Ecológica "Salinas San Vicente"

Producido por: Salina San Vicente

Localidad: San Fernando (Cádiz)

Ingredientes: Flor de sal ecológica 100%

Peso Neto: 250 Grs

rating No hay opiniones de momento

3,75€

La sal atlántica más gourmet, suave y delicada, realza el sabor natural de los alimentos. Aporta a la dieta menos sodio pero más magnesio, yodio, calcio, y hasta 84 oligoelementosnaturales. Sin alérgenos.

La flor de sal ecológica es la sal más gourmet, suave y delicada, de Salinas San Vicente.

Realza el sabor natural de los alimentos. Un poco de esta sal sobre una carne o pescado, o en una buena ensalada, aportará un sabor salado suave y una textura inigualables.

Es una sal apta para personas con alergias alimenticias, incluidas las celíaca

La Sal de Hielo o Flor de la Sal es la sal marina de más alta calidad entre las existentes en el mundo y presenta diferencias significativas en el color, sabor, textura y aroma, según el mar u océano del que procedan las aguas que sirven para su elaboración. La de origen atlántico logra la mayor puntuación de calidad entre las existentes en el mercado.

El método empleado para la obtención de la Flor de Sal en las Salinas Tradicionales garantiza la mejor de las calidades por su excelente trato y la ausencia de maquinaria alguna en su crianza, recogida o envasado. La flor es recogida manualmente con la luna al atardecer, gracias a una herramienta muy parecida al cazamariposas.

La sal se forma, como si fuera nata, en la superficie. Sus cristales son de un blanco luminoso y se deshacen al tacto. La sal ha quedado flotando en los cristalizadores, donde el agua ha “madurado” previamente, hasta formar una finísima capa de un milímetro de espesor, similar a la que el hielo forma en la superficie de algunos mares helados. De ahí el nombre con el que es conocida esta flor de sal de la Bahía de Cádiz y de Huelva.

La sal se forma, como si fuera nata, en la superficie. Sus cristales son de un blanco luminoso y se deshacen al tacto. La sal ha quedado flotando en los cristalizadores, donde el agua ha “madurado” previamente, hasta formar una finísima capa de un milímetro de espesor, similar a la que el hielo forma en la superficie de algunos mares helados. De ahí el nombre con el que es conocida esta flor de sal de la Bahía de Cádiz y de Huelva.

enviar un mensaje

 

Productos relacionados