Amontillado 1830 El Maestro Sierra

Bodega: El Maestro Sierra

Localidad: Jerez de la Frontera (Cádiz)

Variedad de Uva: Palomino

D.O: Jerez-Xerèz-Sherry

VORS: Más de 30 años de vejez y calidad excepcional

Capacidad: 75 cl     Alc. 19% Vol

Valoración media: 5/5 - Nº valoraciones: 1

98,95€

La singularidad e interés del Amontillado El Maestro Sierra se multiplican cuando a la fusión de dos tipos de crianza, la biológica bajo velo de flor, y la oxidativa, le sumamos el largo paso del tiempo.

En el caso del Amontillado 1830 el tiempo de crianza oxidativa se incrementa hasta los 50 años. durante ese largo periodo de tiempo, el vino goza de un amplio espacio para envejecer y casi reflexionar, ya que hablamos de vinos extremadamente complejos.

Ideal para degustarlo con queso viejo o Parmesano.

También es un vino idóneo para acompañar las sopas y los consomés; las carnes blancas, el pescado azul (atún), las setas y los quesos semi-curados.

Combina a la perfección con verduras, como espárragos y alcachofas.

El Amontillado se debe servir a una temperatura de entre 13º y 14º C.

En Jerez, calificación otorgada por el Consejo Regulador para determinadas sacas de vinos de calidad excepcional y una vejez media superior a 30 años.

Correspondientes a "Vinum Optimum Rare Signatum" (Vino Seleccionado como Optimo y Excepcional) y coincidentes igualmente con la frase inglesa "Very Old Rare Sherry".

Tanto las iniciales V.O.S. y V.O.R.S. como la leyenda latina a la que corresponden dichas iniciales, aparecen en la precinta especial con la que el Consejo Regulador distingue a los vinos calificados y que han de ser incorporadas a su etiquetado.

Procedente de la fermentación completa de mostos de uva palomino, el Amontillado es un vino singular, fruto de la fusión de dos tipos de crianza, la biológica y la oxidativa, lo que hace de los amontillados vinos extraordinariamente complejos e interesantes.

Su particular proceso de crianza comienza, como en el caso de los finos y manzanillas, con una fase inicial bajo velo de flor; a lo largo de los primeros años en las criaderas el vino adquiere notas punzantes y acentúa su paladar seco.

A partir de un determinado momento, la desaparición de la flor provoca una segunda fase de crianza oxidativa, que oscurecerá paulatinamente el vino y lo dotará de concentración y complejidad.

enviar un mensaje

 

PRODUCTO EXCELENTE
Matias A. el día 29/07/2017un producto excelente y en las óptimas condiciones.

Productos relacionados