Amontillado 12 años El Maestro Sierra

Bodega: El Maestro Sierra

Localidad: Jerez de la Frontera (Cádiz)

Variedad de Uva: Palomino

D.O: Jerez-Xerèz-Sherry

Vejez: 12 Años

Capacidad: 75 cl    Alc. 17.5% Vol

rating No hay opiniones de momento

Este producto ya no está disponible

25,50€

El Amontillado es un vino singular, fruto de la fusión de dos tipos de crianza, siempre dentro del sistema tradicional de soleras y criaderas: la biológica, bajo velo de flor, y la oxidativa.

La fase inicial de su crianza se produce bajo velo de flor. A lo largo de sus seis primeros años de vida, el vino permanece en las criaderas donde adquiere notas punzantes y acentúa su paladar seco.

Pasado ese tiempo, el vino se encabeza hasta los 17º de alcohol con lo que la flor se debilita para comenzar la segunda fase de la crianza: la oxidativa, en la que el vino permanecerá alrededor de una década. En ese tiempo, el vino perderá su color pálido se irá oscureciendo paulatinamente, concentrándose y adquiriendo los matices propios del envejecimiento oxidativo.

Este proceso doble de crianza convierte a los Amontillados en vinos extraordinariamente complejos e interesantes.

Para El Maestro Sierra, armoniza con ensalada de ahumados, setas y frutas rojas.

También es un vino idóneo para acompañar las sopas y los consomés; las carnes blancas, el pescado azul (atún), las setas y los quesos semi-curados.

Combina a la perfección con verduras, como espárragos y alcachofas.

El Amontillado se debe servir a una temperatura de entre 13º y 14º C.

Procedente de la fermentación completa de mostos de uva palomino, el Amontillado es un vino singular, fruto de la fusión de dos tipos de crianza, la biológica y la oxidativa, lo que hace de los amontillados vinos extraordinariamente complejos e interesantes.

Su particular proceso de crianza comienza, como en el caso de los finos y manzanillas, con una fase inicial bajo velo de flor; a lo largo de los primeros años en las criaderas el vino adquiere notas punzantes y acentúa su paladar seco.

A partir de un determinado momento, la desaparición de la flor provoca una segunda fase de crianza oxidativa, que oscurecerá paulatinamente el vino y lo dotará de concentración y complejidad.

enviar un mensaje

 

Productos relacionados